13 December 2004

Re-Lunes

13 días han pasado ya en diciembre. El consuelo no termina de llenarme y no puedo evitar recordar ciertos momentos. A veces me invade la tristeza y el coraje. Otras veces estoy en otro mundo y no siento nada. Los libros y las peliculas son un escudo protector contra todo recuerdo tuyo, pero es un escudo que se desvanece en poco tiempo.

He cerrado las otras dos puertas que quedaban abiertas para elegir, no tengo ánimos de volver al vortice de los sentimientos. Prefiero quedarme aqui sentada, callada y esperar un tiempo antes de saltar al abismo.

Pronto llegará un nuevo año, y con el de nuevo las promesas de realizar cosas que no realice este año, ni el pasado y que quizás tampoco realice en el que empieza. Dos cosas seguras existen: buscar la respuesta de mi vocación y buscar desencadenarme de esta incertidumbre.