15 October 2013

Diario de una funcionaria pública apartidaria en Bolivia - VII

Conceptos que debe tener claro el que acepta ser funcionario público


Administrativo: Bajo contadas excepciones, sujeto que se dedica a gastar energía, tiempo, y recursos financieros del aparato estatal. Realiza de preferencia trabajos mediocres y sin control. Su pasatiempo favorito es el Facebook y el chat, o cuando se aburre mucho del trabajo, ver videos en Youtube. 


Amenaza: Actitud constante que escuchará bajo  el siguiente formato: Si no vas al evento, feria, marcha, desfile TE VAN A DESCONTAR!


Asesores políticos: Disque profesionales que no figuran en planillas. Trabajan generalmente como consultores con cuantiosos sueldos. Los más terribles se tipifican por su ego y su codicia de imponer sus ideales personales, sin tener conocimiento de la realidad nacional. Interfieren sucesivos procesos y proyectos, para imponer siempre su capricho. Si no le agrada, puede ir!


Biométrico: Negocio redondo establecido por alguna empresa que distribuye el lector de huellas dactilares. Se emplea para controlar celosamente el marcado de entrada. La salida no importa, porque por mucho que usted trabaje un par de horas extras no será reconocido. Léase TRABAJO y no webeo.


Crítica constructiva: Evítela! Nunca será tomada en cuenta o peor aún, será tomada como un ataque frontal.


Cobardía: Actitud que varias autoridades reflejan al esquivar su responsabilidad de firmar informes técnicos y lavarse las manos de cualquier responsabilidad.


Corrupción: Abundante, si!


Curriculum Vitae: Apoyo de cualquier organización social que conozca y que pueda ayudarlo a acomodarse en algún puesto. No se necesita experiencia o formación en el área a la que postula.


Experimento: Acción osada de ser profesional altamente calificado e intentar aportar algo positivo a un sistema viciado y por demás podrido. La evidencia demuestra que es mejor ser emprendedor y no volverse mediocre pensando que sólo un trabajo en el estado es el único ámbito en el que podrá desarrollarse.


Improvisación: Actitud que sucederá a todo momento, instante o lugar. 


Mediocre: Ocupación que se fomenta ampliamente en el aparato público. No se requiere capacidad profesional. Deberá cumplir con ciertas actividades circenses como ir a regar arbolitos en fin de semana, o participar de ferias triviales en donde las unidades de comunicación brillan por su ausencia, armar masa en cualquier evento político. Así se asegura su puesto, bajo una servil condición ad infinitum. El sujeto no piensa, trabaja callado, por lo tanto es remunerado.


Planificación: ERROR; información no reconocida; inexistente.


Políticas Nacionales: Estrategias desconocidas, cuya ausencia en diferentes áreas, fomenta la improvisación y por ende la mediocridad, en desmedro de todo un país. 


Presidente: Demagogo dictador, fácilmente influenciado por el grupo de ideólogos que tiene.


Proceso de cambio: Sigue siendo en realidad el mismo proceso que se tenía en el país antes del cambio de nombre.
 
Lema del funcionario público en Bolivia

Profesional: Persona con capacidades técnicas específicas que no será reconocido laboralmente como tal. Si tiene “muñeca”, podrá acceder a un sueldo de acuerdo a su preparación. De lo contrario, aguántese que sus directores sean de una capacidad profesional y ética inferior a la de usted. Si el sujeto empieza a pensar, será removido de su puesto. Mucho más si su pensamiento es crítico y sugiere un verdadero cambio y no las pajitas que se ofertan.


Repetición: Evento que no sufre muchas modificaciones, tal como el lastre de la organización pública. Las historias del pasado, son las del presente y debido a la alta carga mediocre, serán las del futuro. Por lo que usted tiene una repetición de procedimientos mediocres sin importar el partido que esté al mando.


Serruchar: Opción que toman algunos funcionarios públicos, cuando empapados de mediocridad, buscan desprestigiar a otro (más capaz), para quedarse con su puesto.


Servidor Público: Busca ser servido y no servir. Son fáciles de reconocer porque ante cualquier observación usted será atacado y vilipendiado por el que busca ser servido.


Servilismo: Actitud ejercida por los profesionales (con miedo) y por los mediocres, que por temor a perder su puestito aceptan cualquier forma de explotación laboral. Esta puede traducirse en la obligación impuesta para asistir a eventos triviales, ser molestado durante los fines de semana para apoyar estúpidas campañas (en  miras a las elecciones), y sobre todo no oponerse a la convocatoria de las mismas.


Soborno: Aporte voluntario al que se someten todos los empleados públicos mensualmente o quincenalmente (dependiendo de la institución). El mismo no se registra en planillas y su destino es totalmente desconocido. No hay emisión de facturas.


Unidad de Transparencia: También conocida como confesionario o terapia gratuita. Tome asiento y proceda a quejarse de cualquier burrera que le hayan hecho, aún si usted no tiene la madurez suficiente para solucionar sus conflictos personales con sus compañeros de trabajo.


Viajes: Actividad codiciada entre Ministros, Viceministros, Directores y Jefes de Unidad, sobre todo cuando dan un paso de lo profesional a lo mediocre.