20 May 2016

Otra mala semana para los escépticos de la biotecnología

Durante esta semana se  presentaron dos reportes que sustentan el uso de cultivos genéticamente modificados al no poseer efectos adversos contra la salud humana o el medio ambiente.

El lunes 16 de mayo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO en inglés), presentaron el informe conclusivo conjunto de su reunión anual sobre  residuos de pesticidas (JMPR en inglés). En marzo de 2015, la Agencia Internacional para la Investigación sobre Cáncer (IARC en inglés), concluyó que el herbicida glifosato es “probablemente carcinogénico”. Este hallazgo contradice muchas evaluaciones científicas y levantó la sospecha de haber sido sesgado. . Este reporte es de importancia para la Unión Europea y su panel sobre pesticidas que se reúne esta semana para considerar aprobar o no el uso del glifosato por 9 años más. 

El informe conjunto OMS/FAO concluye que es poco probable que exista riesgo carcinógeno en el glifosato para los humanos, a través de los alimentos que ingiere. Tampoco tiene un efecto genotóxico sobre el ser humano. Los documentos y estudios revisados por el comité conjunto, quienes lo componen y leer el reporte, puede acceder a ellos en: http://www.who.int/foodsafety/areas_work/chemical-risks/jmpr/en/#

El martes 17 del presente, la Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NAS) de Estados Unidos, presentó un estudio detallado titulado “Cultivos Genéticamente Modificados: Experiencias y Perspectivas”, que sustenta la seguridad de los alimentos genéticamente modificados (GM) y no encuentra evidencia de que causen daño a la salud humana o al ambiente. El comité de 20 miembros, revisó estudios sobre cultivos genéticamente modificados de todo el mundo, enfocándose primordialmente en tres variedades: maíz, algodón y soja. Muchos productores estadounidenses, han adoptado esta tecnología durante los últimos 20 años, al punto en el que casi todo el maíz, soja y remolacha cultivados son GM. El reporte de la NAS explica en su reporte que hay evidencia suficiente que indica que estos cultivos GM han tenido un resultado favorable económicamente para los productores, incluyendo una disminución en el uso de pesticidas y aumento en la producción anual (esto a pesar de que el reporte del NAS indica crecimiento en producción sólo hasta el 2011, pero el reporte de la USDA para maíz y soja del 2014 reportó un incremento record en el rendimiento por acre.).

El reporte de la NAS, tampoco encontró una correlación entre los cultivos GM y distintas enfermedades, incluyendo el cáncer, obesidad, enfermedad celiaca, autismo, insuficiencia renal o alergias. Al contrario, el cultivo de algodón GM en algunos países en desarrollo ha estado asociado con una reducción de envenenamiento por uso de insecticidas. Por otro lado, muchos escépticos insisten que los cultivos se pueden modificar únicamente por medios convencionales, el reporte de la NAS concluye que muchas características que están siendo desarrolladas con ingeniería genética, no pueden ser obtenidas mediante métodos convencionales o un enfoque agroecológico. Puede acceder al vídeo de la presentación y al documento del reporte en la página: http://nas-sites.org/ge-crops/

Finalmente cabe mencionar que las nuevas técnicas para edición genética como el CRISPR/Cas9, que permiten la edición en el mismo genoma de la planta sin combinar genes de otras plantas u organismos, aminorarán los temores de los escépticos de la biotecnología, que ya la tienen difícil para seguir refutando una posición sin sustento.